Historia de la Comarca
Reino musulmán y Reconquista

Desde el siglo VIII y hasta 1118, la zona permaneció bajo poder musulmán, siendo un distrito de la cura de Zaragoza. En esta época se fundan numerosos asentamientos de tradición agrícola, aprovechando y mejorando la red hidraúlica de época romana.

Tras la conquista cristiana se crea la honor de Belchite. Su gran interés estratégico como territorio fronterizo con alAndalus favoreció la temprana colonización del territorio. A partir de mediados del siglo XII se incorporan nuevos territorios al sur y se consolida la población, con algunos núcleos poblados exclusivamente por mudéjares. El territorio quedara dividido en tierras de realengo y señorios eclesiásticos y laicos, cuya compleja y diversa evolución marcará las peculiaridades de cada zona.

Como testimonio de una época marcada por la reconquista cristiana y sucesivos conflictos, perviven en la comarca interesantes construcciones defensivas y religiosas. Así, se conservan algunos restos de castillos y fortificaclones como la Torre de los Moros de Almonacid de la Cuba, los castillos de Fuendetodos, Moyuela y Plenas, así como de la muralla que rodeó Azuara. En la arquitectura religiosa cabe destacar las ermitas románicas de San Nicolás en Azuara, en cuyo interior se conserva un completo ciclo pictórico, y la de Santa María en Moyuela. Ambas, ejemplos singulares del arte románico localizado más al sur de la provincia de Zaragoza.

A pesar de la adversa situación económica que afectará desde el siglo XIV a la zona, el final de la Edad Media y la época moderna constituirán uno de los momentos de mayor esplendor en los ámbitos artístico y cultural. Elementos del mejor mudéjar aragonés como San Martín de Tours y la torre del Reloj en Belchite, Nuestra Señora de la Piedad en Azuara, la primitive iglesia de Santa María Magdalena de Lécera, así como las sencillas torres de las parroquiales de Moyuela y Moneva, atestiguan las tipologías más significativas y genuinas del estilo, que sorprenden al visitante por su imponente volumen y perfecta factura.

La tradición mudéjar se fusiona con el nuevo lenguaje renacentista dejando una huella patente en la arquitectura civil de la mayoría de las localidades de la comarca, siendo especialmente significativa en Belchite Viejo. Codo, Azuara, Almonacid y Lécera.

RONDA ZARAGOZA s/n, Belchite · 50130 Zaragoza
Teléfono 976 830 186 · Fax 976 830 126
administracion@campodebelchite.com